Producto

Cómo organizarnos para el Product Management

El Product Management es una disciplina que ha supuesto una verdadera revolución sobre cómo desarrollar software. Por encima incluso de Agile, el concepto de trabajo por producto cataliza la idea de pensar en resultados (muchas veces económicos) por encima de cumplir fechas. 


El Product Management ha redefinido las reglas del juego: pensamiento de equipo, métricas de outcome, responsabilidad compartida, trabajo por iteraciones, nuevos estilos de liderazgo…


Sin embargo, hay un factor clave que nos cuesta abordar, ¡La organización de las empresas! 

La organización por departamentos 

Llevamos más de dos siglos organizando las empresas por departamentos. La era industrial nos enseñó que si unimos a personas de la misma habilidad conseguirlos reducir costes y ser más competitivos. Esta idea funciona genial en el mundo de la fabricación pero tiene resultados contrarios en el mundo del conocimiento.


Cuando abordamos un problema complejo necesitamos diferentes habilidades que, unidas, resolverán el problema. Por tanto, en organizaciones donde nos enfrentamos a problemas complejos tener departamentos solo consigue dificultar más la entrega de valor. Un departamento en una empresa del conocimiento (software por ejemplo) nunca entrega valor. El valor es el resultado de la unión de varios departamentos. ¿Por qué organizarnos por departamentos?

Esto no es Product Management

Las empresas que incorporan el concepto de producto están creando el departamento homónimo que, en teoría, gestiona los productos. Podría tener sentido unir a personas con habilidades (skill) similares bajo un departamento. Sin embargo, cuando hablamos de Product Management estamos diciendo que tenemos un equipo capaz de gestionar toda la cadena de valor del producto. Esto incluye muchas tareas que van mucho más allá de la construcción del producto (que en las empresas suele ser la única prioridad). Por ejemplo, un producto puede tener tareas de: construcción, implantación, marketing, análisis de mercado, prizing, financiero, composición del equipo, calidad, customer care… Si para cada una de las tareas creamos un departamento, será un infierno conseguir entregar valor de manera continua.


Es más, si a cada departamento lo dotamos con objetivos diferentes (incluso OKR) y lo aderezamos con bonus económicos tendremos la fórmula perfecta para el desastre. De hecho, estos departamentos de Producto solo son departamentos de “Definición de Producto” ya que el resto de tareas están repartidas por una maraña organizativa burocrática que nos impide la generación de valor. 


Por tanto, tener departamentos de Producto como un “silo” de conocimiento puede provocar que seamos lentos ante nuestro mercado lo que reduce nuestras opciones de éxito. 

Esto sí es Product Management

Una organización que se oriente a Producto o que cuente con ellos debe pensar diferente. Si el Product Management trajo consigo nuevas formas de pensar debemos de buscar nuevas formas de organizarnos más alineadas con este paradigma. 
Lo que nos interesa es reducir el time-to-market, es decir, el tiempo desde que detectamos una oportunidad, un problema, una necesidad, una petición hasta que somos capaces de entregar valor que lo resuelva. Hay muchos factores que afectan al time-to-market que podemos dividirlo en factores internos y externos. Los internos son aquellos que dependen de nuestra empresa y cómo hayamos decidido organizarnos. Por eso, una manera de reducir esta complejidad es uniendo bajo un mismo equipo a todas las personas necesarias para entregar valor sin depender de otras áreas. 


De esta manera conseguimos varios beneficios muy claros:

  • Garantizamos que todo el trabajo se termina
  • Reducimos dependencias
  • La responsabilidad se comparte entre todas las personas
  • Nos enfocamos en entregar valor
  • Mejoramos la comunicación y nos entendemos mejor
  • Dejamos de trabajar por silos de conocimiento y empezamos a aprender a trabajar con otras personas
  • La comunicación es mucho más fluída
  • Tenemos una foto completa del estado del trabajo
  • Podemos medir resultados y objetivos de entrega a cliente (los que importan)

¿Cómo organizar un multi-producto?

Cuando una organización quiere dividirse en varios productos la mayor dificultad es cómo dividir nuestro negocio. En NeuronForest lo hacemos usando Value Delivery Teams, equipos que gestionan un trozo del mercado de la empresa en la que se ubican. A veces, los productos tienen muchas dependencias y nos interesa unirlos en un mismo equipo y realizar técnicas de escalado de Producto como Nexus o LeSS. 
Otras veces, dividiremos el Producto por países o ubicaciones geográficas. También podemos dividir por tipos de usuario o por tipologías de producto donde cada equipo asume una familia de productos dentro de la empresa. 


La decisión sobre cómo dividir es quizás la más compleja y requiere de trabajo e inspección&adaptación. Es clave que, sea la decisión que tomemos, las dependencias entre productos diferentes sean las mínimas y que se releguen a dependencias funcionales. 


Y es mucho mejor buscar la colaboración puntual entre equipos para algún asunto que construir silos. Por ejemplo, si queremos lanzar un anuncio en televisión de nuestros productos pueden colaborar las personas que desarrollan marketing temporalmente. Ahora bien, no sería recomendable que hubiera un departamento de Marketing al que hay que “perseguir” por cada uno de los productos. 

Y tú, ¿cómo organizas tus equipos de producto?

2 comentarios sobre “Cómo organizarnos para el Product Management”

  1. Excelence pedazo de artículo, Javier.
    ¿Qué bibliografía recomiendas para Principiantes y Experimentados en Product Management?
    Saludos,
    Victor

Deja un comentario