Los 5 valores de Scrum
Agile, Coaching, Organizaciones Diferentes, scrum

¡No te pierdas con los 5 valores de Scrum!

El uso exitoso de Scrum depende de que las personas sean expertas en actuar según cinco valores: Compromiso, foco, apertura, respeto y coraje«

Guía Scrum 2020 en Español

La guía Scrum en español comienza a hablar de los valores en Scrum con esa frase. Y tengo que reconocer que como coach y formadora en valores, me encanta. Hasta ahora no habíamos escrito sobre cuáles son los 5 valores de Scrum. Aquí estamos, hablaremos de ¿cuáles son los valores de Scrum? y referenciaremos a lo que pone en la guía de Scrum, pero antes comentaremos brevemente de qué son los valores.

¿Qué son los valores?

Los valores son principios y cualidades que forman parte de nuestra identidad, por tanto son difíciles de fingir. Son nuestra brújula moral. Nos identifican y definen como individuos o como integrantes de un grupo o comunidad. Es por esto que los valores los pueden tener las personas, los equipos, las empresas, las comunidades, etc. ¡Vamos! Que los valores van de personas y qué las hace moverse.

Puedes ampliar conocimiento en valores en esta lista de youtube: Valores.

¿Cuales son los valores de Scrum?

Compromiso, foco, franqueza y apertura, respeto y coraje.

Los 5 valores de Scrum sustentan los pilares de Scrum
Los 5 valores de Scrum sustentan los pilares de Scrum

Cuando esos valores se encarnan por el Equipo Scrum y por las personas con las que trabajan, los pilares del empirismo como la transparencia, inspección y adaptación cobran vida, generando confianza.” Vivir estos valores es básico para generar confianza. Esa confianza que es básica para practicar Scrum y vivir la agilidad. Por tanto, si queremos agilidad con Scrum deberemos vivir y respetar los 5 valores de Scrum, de otra manera sólo tendremos un conjunto de prácticas. 

Así que revisemos a continuación, uno por uno qué implicaciones tienen los 5 valores de Scrum.

Compromiso

Uno de los grandes errores cometidos al practicar Scrum, sobretodo al principio y cuando no se entiende bien, está relacionado con este valor del compromiso. Heredado de la antigua gestión de proyectos que fijaban alcance, tiempo y coste, los equipos tienden a exigirse un compromiso en alcance, con el tiempo y capacidad ya establecidos por la duración del sprint y el número de personas que componen el equipo Scrum.

triángulo de los proyectos, no es Scrum
El Triángulo de Hierro cambia en la Agilidad

Como ya desarrollamos en el artículo Cada vez que entra una unplanned en el Sprint muere un gatito el compromiso que se realiza en Scrum en la Sprint Planning o reunión de planificación es con el objetivo del sprint, no con el alcance, ni con los PBIs, ni con las tareas.

En un entorno de incertidumbre, al establecer un compromiso con un alcance en un sprint y dada una capacidad, irremediablemente se generará una situación de estrés que resentirá finalmente la calidad del resultado, la motivación del equipo y, en muchas ocasiones, el tiempo: horas extra, noches sin dormir, etc… Si sostenemos esta situación en el tiempo, obtendremos agotamiento, cansancio, desmotivación, estrés, y baja calidad. En resumen, malos resultados.

Afortunadamente, Scrum lo tiene previsto y le ha puesto remedio, para eso existe el Objetivo del Sprint (o Sprint Goal), como una brújula que nos marca hacia dónde trabajar y poner foco. Pero también nos libera de la atadura del compromiso con el alcance. En Los tres compromisos de un Scrum Team hablamos más detalladamente de esto.

Cada vez que nos comprometemos con el alcance y no con el objetivo, muere un gatito
El Compromiso en Scrum es con el Objetivo, no con el Alcance

Pero el valor del compromiso va más allá del alcance del sprint. “El Equipo Scrum se compromete a alcanzar sus metas y a darse soporte mutuamente”. Es decir, a trabajar como un equipo, con objetivos y metas comunes, de equipo y no individuales.

¡Se acabó el “yo ya he terminado mi parte”! No hay partes, ni hay subequipos, ni etiquetas… sí hay compromiso en Scrum, compromiso con el equipo, con las metas comunes, con el producto, con la organización… 

Cuando vivimos el valor del compromiso, el “ya he terminado mi parte” pasa a ser un “¿en qué puedo colaborar contigo?”. Ni siquiera ayudarte, porque tú tienes el compromiso de que el trabajo también es tuyo aunque lo esté realizando otra persona, es tu responsabilidad.

Foco

Ya hemos hablado anteriormente del foco en Scrum con motivo de los artículos de Mindfulness, aunque de una manera más práctica (Scrum y Mindfulness ¿amigos o enemigos? y el más reciente ¿Como usar Mindfulness con Scrum?). En ellos hablamos de la necesidad de potenciar la atención frente a distracción para obtener mayor productividad

Cuando hablamos de foco, tendemos a pensar en el foco cerrado, cuando tenemos un objetivo y no hemos de desviarnos de él. Cuando trabajamos en Scrum, tenemos una serie de objetivos (de Sprint, de producto, de evento…) y no debemos desviarnos de ellos. “Su foco principal está en el trabajo del Sprint para avanzar lo máximo posible hacia dichas metas”. 

De esta manera si viene la CEO de la empresa a pedirnos trabajar en otra cosa, deberíamos amablemente declinar o posponer la tarea puesto que estamos enfocados en otra cosa. Del mismo modo, si estamos en una reunión de Planificación de Sprint (o Sprint Planning) no debemos ni planificar a más tiempo, ni enfocarnos en resultados y análisis de mercado, ni acciones de mejora posibles, puesto que no es el objetivo de dicha sesión de trabajo.

Pero también es foco, foco abierto, cuando abrimos la mente a opciones y posibilidades. Cuando en la retrospectiva entramos en una fase de divergencia y de creación. O cuando al desarrollar un producto o solución pensamos y abrimos la posibilidad de diferentes opciones y soluciones. Eso también es honrar al valor del foco.

Apertura y Franqueza

Del valor openness también hemos hablamos anteriormente en el blog cuando analizamos la traducción del nombre del valor en inglés en Franqueza o Apertura ¿tú de quién eres? Tras el análisis de la distinción que quedó reflejado en el artículo y en el Segundo Round, llegué a la conclusión que me encantan las dos opciones y no me veo capaz de no usar alguna de las dos. Por tanto, uso las dos en conjunto: franqueza y apertura. 

Openness: franqueza y apertura unos de los cinco valores de Scrum
Openness unos de los cinco valores de Scrum

Por un lado, franqueza nos invita a la transparencia y a la libertad de conocimiento e información, sin restricciones. Franqueza también es sinceridad. Sinceridad en lo que dices y en lo que no. En no callarse lo que hay de decir y decirlo claramente.

La apertura, por su lado, nos abre a los retos del trabajo y de la agilidad. Estamos abiertos a los cambios, a la autoorganización, a escuchar al resto del equipo, a crear el mejor producto posible para nuestras personas clientes y usuarias.

La apertura nos permite explorar lo desconocido, las opciones inesperadas, las alternativas. Nos ayuda con la inspección y adaptación puesto que nos abre las puertas a lo incierto. Nos abrimos a la incógnita y a la incertidumbre.

Y en suma, la franqueza junto a la apertura nos permiten ser francos con el equipo y abrirnos a él para pedir ayuda, para decir que estamos atascados y necesitamos ayuda. Para mostrarnos vulnerables y de manera poderosa a la vez.

Respeto 

El respeto es un valor que se da y se recibe. Las personas miembro “del Equipo Scrum respetan la capacidad e independencia de los demás, así como reciben este respecto de las personas para las que trabajan.” “También es uno de los valores fundamentales que el ser humano debe tener siempre presente a la hora de interactuar con personas de su entorno”, según Wikipedia.

Por tanto, es respeto hablar CON las personas, en lugar de hablar DE las personas. Y así respetas a las personas compañeras, interesadas, usuarias o clientes, pero también respetas al equipo y a la organización mediante el respeto a la cultura imperante. 

Sinceramente, creo que es innecesario explicar por qué hablar de las personas es una falta de respeto, aunque es una triste realidad en muchas organizaciones. Además, cuando estas faltas de respeto las cometen personas jerárquicamente poderosas se establecen como norma de la cultura organizacional, haciendo todavía más daño al sistema y a la organización. ¡Es imperdonable!

Para que un equipo Scrum trabaje como un equipo ágil necesita vivir los 5 valores de Scrum
Los valores del trabajo en equipo @Pixabay

Y este respeto a la cultura también se marca cuando te adaptas a la cultura y no tratas de cambiarla unilateralmente. Hay personas que cuando entran en un equipo tratan de imponer su criterio y su forma de actuar. Esto carece de respeto y es un comportamiento no adecuado.

Pero no sólo hay que respetar a las personas. Respeto es también usar Scrum tal y como está determinada su filosofía, teoría y estructura; sin alterarlo, ni cambiarlo al antojo. Respeto el mobiliario y las instalaciones de la empresa. Respeto el tiempo libre, de ocio y de descanso de las personas que trabajan conmigo. Me respeto a mi misma, mi descanso, mis necesidades, mis opiniones (y las de las demás personas). Respeto… ¡TODO!

Coraje

Vivir estos valores en el día a día del trabajo no es fácil, es por eso que hace falta el 5º valor, hace falta el coraje. Las personas miembro “del Equipo Scrum tienen el coraje de hacer lo correcto y de trabajar en problemas difíciles”. Hay que tener mucho coraje para vivir los valores de Scrum en toda su expresión.

¿Por qué Sony no creó el iPod? La respuesta: porque no tuvo coraje. La historia está llena de historias como las detalladas en ese artículo de ejemplos de falta de coraje para hacer lo correcto y lo que había que hacer, de dejar de dejarse llevar por las inercias.

Hay que tener coraje para decirle a la jefa “No puedo ponerme a trabajar en lo que me estás pidiendo porque estoy comprometida con el sprint en curso y con mi equipo”. Hay que tener coraje para actuar y ser decisivo en lugar de esperar: esperar que te asignen trabajo, esperar a que el mercado llegue a ese punto, de pedir constantemente permiso para actuar… de esperar para ser responsable.

Conclusiones

Scrum es sencillo pero no es fácil”, pero vivir los 5 valores de Scrum en su plenitud será clave para el éxito. Quizás deberíamos trabajar más estos valores y menos la teoría de Scrum y de Agilidad, puesto que con los valores, ya llevas la mitad del trabajo hecho…

¿Y tú? ¿vives los valores de Scrum o sólo realizas sus prácticas?

Deja un comentario