scrum, thinking

Preguntas Scrum: ¿Cuáles usar en tu equipo?

Hace unas semanas, dibujamos en NeuronForest (la empresa donde trabajo) muchas de las preguntas que solemos escuchar en los equipos Scrum de los clientes con los que trabajamos. Este recopilatorio mezcla tanto preguntas positivas, orientadas a la entrega de valor, como preguntas negativas, orientadas a que las personas solo se centren en trabajar mucho sin mirar el resultado de su trabajo ¡Analizamos todas las preguntas! 

Zona Rojo Oscuro

En esta zona hemos incluído las preguntas más complicadas que pueden darse en un equipo: 

  • ¿Por qué hicieron tan pocos puntos? 
  • ¿Quién tiene la culpa?

En Scrum, no debemos centrarnos en la culpa. Cada elemento del marco busca inspeccionar el resultado de nuestro trabajo para adaptarnos y tomar decisiones que nos permitan trabajar mejor o acertar más. En el momento en el que aparece la culpa, generamos un contexto de miedo, que acaba creando un sistema donde las personas no se “atreven” y conseguimos un ambiente tóxico que afecta a la entrega de valor. 

Zona Rojo Claro

En esta zona, hemos incluido preguntas duras que se centran en que el equipo trabaje mucho. Parece lógico pensar que conseguir que un equipo trabaje mucho es positivo. Sin embargo, lo importante es trabajar en el producto correcto. Se trata de poder acertar y hacerlo de la manera correcta. 

  • ¿Podemos bajar la calidad?
  • ¿Quién trabaja mal?
  • ¿Cuándo vais a acabar?
  • ¿Por qué no vamos a llegar?
  • ¿Cuál es el % de cumplimiento?
  • ¿Quién hizo más puntos en el Sprint? 
  • ¿Somos productivos?
  • ¿Cuántas horas son un punto de historia?

Esta colección de preguntas son típicas en una mentalidad de proyecto. Cuando el éxito de nuestro equipo es entregar un determinado alcance en una fecha concreta, muchas de estas preguntas cobran sentido. Sin embargo, Scrum utiliza la gestión de Producto como base para funcionar. En una mentalidad de Producto, ponemos el foco en resolver problemas. Las fechas constituyen un parámetro más a tener en cuenta en nuestra estratégia. Nunca las fechas marcan el éxito o el fracaso. 

Estas preguntas son habituales en muchas empresas. Si este es tu contexto, Scrum no te va a ayudar demasiado. No buscamos correr para llegar a una fecha, sino entregar valor con un producto. 

Zona Naranja Oscuro

En esta zona, ubicamos aquellas preguntas que viven entre ambos mundos: entre proyecto y producto: 

  • ¿Todos tenemos trabajo?
  • ¿Hacéis Continuous Delivery?
  • ¿Velocity?
  • ¿Cómo estimáis?
  • ¿Conseguiste el Sprint Goal? 

Estas preguntas no son malas per sé, pero tampoco tienen puesto el foco en la entrega de valor. Son preguntas que nos aportan información. Si usamos las respuestas a estas preguntas para medir la calidad de un equipo, estamos perdidos en una cultura de control y no de adaptación. 

Por ejemplo, un Sprint Goal que no se cumple es un dato que podemos utilizar para tomar mejores decisiones en el futuro. Por contra, si usamos el cumplimiento del Sprint Goal como un medidor de éxito, podemos crear una cultura de poco riesgo. 

Zona Naranja y Amarillas

En estas zonas, tienes preguntas Scrum pero de “segundo orden”. Es decir, preguntas que son relevantes, pero se hacen en segundo lugar. 

  • ¿Qué haremos el próximo Sprint?
  • ¿Qué hace la competencia?
  • ¿Cómo mejoramos la DOD?
  • ¿Cómo reducimos el Time-to-Market?

Estas preguntas buscan, por un lado, mejorar el proceso, es decir, ser capaces de trabajar mejor. Reducir el Time-to-Market o mejorar la DOD son importantes, pero después de garantizar la entrega de valor de manera contínua. 

Cuando hablamos de competencia está muy bien. Sin embargo, el reto es ir por delante de ella. 

Zona Verde Claro

Esta zona ya contiene preguntas Scrum que deberían hacerse de manera habitual: 

  • ¿Alguien pagaría por el Producto?
  • ¿Qué opinan los customers?
  • ¿Cómo podemos entregar más valor?
  • ¿Quién podría ayudarnos?
  • ¿Qué problema resolvemos? 

Con estas preguntas, buscamos centrarnos en el valor que nuestro producto aporta. Para eso, es vital conocer lo que nuestros customers piensan. Estas preguntas son las que deberían importarnos en la empresa. Aquí sí vemos un foco claro en la mentalidad de producto. 

Zona Teal 

Para la última zona hemos dejado las preguntas más importantes: 

  • ¿Cómo podemos ayudar?
  • ¿Somos rentables? 
  • ¿Cómo está el equipo?
  • ¿Qué nos frena?

Para nosotros, estas preguntas son las más importantes dentro de un equipo Scrum. Por un lado, pensamos en rentabilidad, una manera de entender que nuestro trabajo debe generar un resultado. Además, debemos  tener un equipo sano en el que se colabora unos con otros, de ahí la pregunta “¿Cómo podemos ayudar?”. También, incorporamos una cultura de mejora continua con la pregunta “¿Qué nos frena?”. Por último, pensar en equipo, las personas que son capaces de generar valor,  por eso la pregunta de “¿Cómo está el equipo?”. 

No sirve de nada tener un equipo feliz que no entrega resultados, por eso cada una de estas preguntas deben dar respuestas positivas, porque medimos colaboración, entrega, rentabilidad y salud del equipo. 

¿Cuáles de estas preguntas sueles escuchar en tu organización? 

Deja un comentario