Agile, thinking

¡Espabila!, el mercado te come

¿Conoces el concepto “caster”? Los casters son una nueva profesión que ha nacido al calor de las nuevas redes sociales. Un caster es un locutor de e-sports, es decir, deportes que se practican por internet. El otro día, escuchaba en la Cadena Cope un interesante debate sobre los casters y su competencia con los periodistas tradicionales. 

En el debate, algunos participantes comentaban que no creían que los casters fueran competencia para la radio tradicional, que otros medios de comunicación lo intentaron antes (como cuando se popularizó la televisión). Sin embargo, uno de los casters más famosos, Ibai Llanos, se había atrevido a narrar un partido de la liga consiguiendo un pico de 1,8 millones de espectadores. Los periodistas argumentaban que no podemos comparar un caster o un youtuber con el periodismo, los primeros son entretenimiento y ellos, una profesión seria ¿Todavía no hemos entendido que ser “mejor” lo determina el mercado? Veamos algunos ejemplos… 

Kodak pudo sobrevivir, pero vivió en su zona de confort

Muchos no saben que Kodak fue la empresa que creó la cámara de fotos digital en 1975. Sin embargo, a pesar de tener la patente, no apostaron por este invento pensando que era mejor centrarse en la fotografía analógica. Y durante muchos años, Kodak fue una empresa exitosa, patrocinadora del Teatro donde se realiza la ceremonia de los Oscars. Sin embargo, en los 90, ese invento al que no prestaron atención empezó a tener éxito en el mercado, y Kodak trató de explotarlo. Llegaron tarde, la competencia ya había creado productos de éxito y tenían un camino recorrido que Kodak no fue capaz de alcanzar. En 2012, Kodak se declara en bancarrota y hoy en día solo compran sus productos amantes de la fotografía clásica. 

Si quisiéramos hacer una valoración justa, la fotografía analógica era mejor, su calidad era incomparable con la de las cámaras digitales. Sin embargo, Kodak no fue capaz de ver otras ventajas, especialmente,  los costes nulos (para el usuario) que suponía la ausencia  del revelado. Además, con la cámara digital podrías validar que la foto estaba bien y repetirla si no fuera así. Cuando el mundo digital llega, o te adaptas o estás fuera, por muy bueno que te creas. ¡Renovarse o morir! 

Agencias de viajes contra Internet

El 19 de Diciembre de 2001, se estrenó la primera parte de El Señor de los Anillos. Dado que era un fan de la saga, decidí ir con mi hermano al estreno. Para ello, compramos entradas por internet, era de las primeras veces que lo hacía. En aquella época, muchas personas tenían dudas sobre la seguridad: “te van a robar, ten cuidado” me decían. No me quiero imaginar, si hubiera querido comprar un vuelo a Nueva York, los nervios que eso podría generar. 

En esos años, comprar por internet no era tan habitual y, si queríamos viajar, era normal acudir a una agencia de viajes y que nos organizaran el mismo.  Sin embargo, con la llegada de Internet se produjo el gran cambio. Los usuarios tuvieron al alcance de su mano el organizarse sus propias vacaciones. Por ejemplo, hoy en día cualquiera puede comprar un tren de Ave sin tener que acudir a una agencia. Esto provocó una gran bajada de las agencias, que tuvieron que reinventarse. Muchas de ellas, no lo contaron. En el 2018, el 27% de los viajes internacionales seguía comprándose a través de agencias de viajes, pero internet ha fagocitado gran parte del negocio. 

El mundo digital reinventa los negocios y las agencias de viajes tuvieron que hacerlo, con nuevos productos y ofertas que iban más allá del precio. De hecho, la agencia de viajes  era mejor producto, porque te organizaba todo el viaje, pero el mundo digital manda y, con Internet, podemos organizar muy bien un viaje completo. 

Taxis contra Uber

El sector del taxi está revolucionado debido a compañías como Uber y Cabify. En Estados Unidos, cualquiera puede convertirse en conductor Uber, por lo que se permite, sin complicaciones,  ganar dinero con el transporte de personas. Esto generó mucha quejas por parte del sector del Taxi, con el que se había especulado mucho a través de sus licencias. Un taxi es un producto mejor porque está regulado, nos da cierta seguridad, tiene lugares reservados para estacionar y carriles especiales para su movimiento. 

Sin embargo, el mundo digital llegó a este sector y el hecho de que, con las nuevas compañías, supiéramos la ruta o el precio, encantó a los usuarios. Además, eran coches más cuidados y con un extra de amabilidad (había que ganarle a la competencia). 

Desde hace años, se está tratando de defender al taxi  en España, con leyes que perjudican a las nuevas empresas con condiciones como:  deben ser conductores profesionales o r las reservas se tramitarán 15 minutos antes. Todo esto retrasa lo inevitable: el mundo digital cambiará para siempre las reglas del juego. Además, el futuro de la movilidad volverá a cambiar con los coches autónomos. ¿Evolucionamos ya? 

Casas de discos contra iTunes

Muchas personas no se acuerdan, pero a principio del siglo XXI, era típico acudir a casas de discos a escucharlos. Podías escuchar un disco de moda y decidir si lo comprabas. La venta de discos era bastante habitual, aunque cara para muchos bolsillos. Sin embargo, apareció la piratería y esto puso en jaque a la industria discográfica, que veía que el mundo digital les comía sus beneficios. 

Steve Jobs que conocía muy bien el mundo creativo (había fundado Pixar) y el mundo digital (y Apple), ideó con su equipo un nuevo modelo de negocio: iTunes. Con iTunes, se acabó el comprar discos, podíamos comprar canciones individualmente. El argumento que utilizó para convencer a las discográficas fue muy curioso: con el iPod solo tenemos el 5% de la cuota de mercado, solo pones en riesgo un 5%, ¿probamos? 

Años más tarde, Apple, fue capaz de ocupar un 70% de los reproductores de música portátiles, lo que llevó a la empresa a un éxito rotundo. Sin embargo, no se conformaron, crearon el producto que tumbó al iPod: el iPhone. 

Las casas de discos han desaparecido y la venta física es algo que ha quedado relegado a mitómanos y especialistas del sector. El mundo digital reinventa, una vez más, un sector entero. 

¿Nokia era peor? 

Al inicio de 2008, Nokia era una de las empresas más ricas, con un 54% de cuota de mercado. Los Smartphones acababan de llegar y, todavía, tenían que convencer al mercado. Sin embargo, Nokia vivía en su burbuja, sus móviles eran muy buenos: se escuchaban bien, tenían un precio competitivo, eran resistentes, la batería duraba días… ¡Eran productos perfectos! 

Sin embargo, el mundo digital se introdujo en estos productos tecnológicos. Un móvil iba a ser algo más que llamadas y SMS, iba a permitir tener internet en cualquier lugar, y la revolución posterior ya la conocemos. Podemos pensar que los móviles Nokia eran superiores, y lo eran, pero el mercado demandó nuevas necesidades que estos móviles no fueron capaces de incorporar a tiempo. 

En el mundo digital, hay que ser muy adaptativo, todo cambia demasiado rápido como para esperar a que te vaya mal para cambiar. 

Periodistas contra Casters

Volviendo al ejemplo con el que arrancamos. Uno de los periodistas que participaba en aquella tertulia decía: “No podemos comparar a un periodista bien formado, con un chaval que no sale de su cuarto”. Una vez más, si la Radio no es capaz de entender que lo importante no es ser mejor, sino convencer al mercado. Y el mercado no es radiofónico, es un mercado para la atención de las personas, para el entretenimiento. 

Puede que la radio siempre exista, como existen las agencias de viajes y la cámara fotográfica analógica, pero esos sectores se han reinventado. La Radio debe espabilar si no quiere morir en el proceso de digitalización. Y los periódicos debieron hacerlo, las ediciones digitales que lideran en España son de los mismos periódicos que lideraban los quioscos. ¿Será la Radio capaz de evolucionar? 

Bonus: Para terminar, quería compartir una reflexión. El Corte Inglés siempre ha destacado por una experiencia de usuario muy buena en sus tiendas, sin punto de comparación a Amazon ¿Qué ocurrirá en el futuro? 

Deja un comentario