Organizaciones Diferentes, thinking

Imagina un mundo sin managers ¿Qué ocurriría?

Hace tiempo pude ver el documental “Un mundo sin nosotros”, que trata sobre qué ocurriría si, de pronto, todos los seres humanos desapareciéramos. Por ejemplo, algunos animales, como los peces, crecerían y volverían a niveles altos mientras que cucarachas o ratas se resducirían debido a su dependencia de la basura humana. Los monumentos metálicos se destruirían debido a que necesitaban una pintura especial y,  al no tenerla, se oxidarían. Es interesante la conclusión a la que llegué: si desapareciéramos, casi todo lo que hemos construído dejaría de existir. 

En los últimos meses, estamos estudiando las organizaciones que no tienen managers, lo que llamamos el #nomanager. Hay organizaciones que nacen así y quizás les cuesta menos, pero la figura del manager está muy extendida en diferentes niveles dentro de casi todas las organizaciones. El middle management, para muchos agilistas, es uno de los frenos que dificulta hacer desarrollo ágil. 

¿Qué ocurriría si desaparecieran los managers? 

Tratemos de imaginarlo, mañana no hay managers, desaparecen y dejan de estar con nosotros. Vamos a analizar qué cosas tendríamos que repensar. 

¿Cómo componemos los equipos? 

Imagina que nos faltan personas en el equipo: personas que dominen Angular o algún Javero. ¿De dónde las sacaríamos? Seguramente alguien del equipo tenga que ir a RRHH, lanzar una petición y tendríamos que entrevistar a los candidatos. ¿Quiénes serían los responsable de esas entrevistas? Tendremos que definir una estructura que nos permita obtener personas cuando las necesitemos. 

¿Quién habla con el cliente?

Sin manager, tendremos que tener una conversación con el cliente. ¿Vamos bien? ¿Vamos mal? Seguramente, si hacemos Scrum, será el Product Owner quien se encargará pero no siempre será tan evidente. A veces, tendremos que conversar con otros departamentos de asuntos técnicos o conversaciones de otro tipo, ¿cómo iremos a tratar estos temas? Seguramente, la comunicación con los clientes haya que hacerla de otra manera, y será más directa. 

office-space-1988480_1280

¿Cómo trabajamos?

Esta pregunta es muy abierta. No me refiero solo a Scrum o Kanban, sino muchos pequeños detalles que en gran cantidad de organizaciones tiene que decidir un jefe: ¿En qué parte de la oficina nos sentamos? ¿Estamos todos juntos o no? ¿Podemos teletrabajar? Si no tenemos managers, tendremos que ponernos de acuerdo entre nuestro equipo y nuestro entorno. 

Por ejemplo, imagina que necesitamos licencias Jira, o comprar un tablero físico, ¿de dónde lo sacaríamos? Necesitaremos definir estructuras que nos permitan interactuar entre equipos para conseguir los materiales o las licencias para poder trabajar. ¿Tendremos que llegar a un acuerdo de equipos? ¿Una alianza? 

Además, imaginemos que dejamos que un equipo gobierne Jira y se encargue de centralizar su gestión. Cuando las personas que gestionan lo hacen mal o, al menos, como no nos gusta, muchas veces no podemos hacer mucho porque ellos son los responsables designados por algún manager… ¡pero ahora no hay managers! Seguramente, si ese equipo no funciona bien, tendrá que escuchar las quejas porque son los propios compañeros quienes les dejaron estar ahí. ¿Cómo cambia el paradigma de cómo funcionamos en la organización?

¿Qué cambiaría en los reportes?

Mucho tiempo de un manager se invierte en reportes continuos. Generalmente, cuantas más personas dependen de un jefe, menos contacto se tiene con las personas y más con las PPTs. ¿Cómo reportaría un equipo su situación actual? Primero, habría que plantearse a quién reportamos y qué valor nos aporta. ¿Seríamos capaces de hacer reportes a nivel individual del desempeño? Seguramente, los equipos tenderían a dar reportes grupales y, si pueden, harían informes sobre el trabajo terminado, por encima del estimado. 

¿Seríamos un equipo?

Un equipo funciona en parte porque las personas que lo componen piensan primero en el bien del grupo por encima del personal. Esto no ocurre siempre, y un manager es una figura que suele ser un seguro para las organizaciones de que las cosas van a pasar. Seguramente, sin jefes, los equipos serían más conscientes de la situación de su proyecto: ¿ganamos dinero? ¿están los clientes contentos? ¿estamos cumpliendo las expectativas?

Si alguien del equipo no estuviera remando, seguramente el propio equipo tenderá a decírselo, ¡porque no hay manager que lo haga! Por tanto, seguramente tenderemos a ser más equipo y mucho más unidos, y tendremos que expulsar a las personas que no quieran remar con nosotros. 

success-2081168_1280.jpg

¿Nos volveríamos vagos o seríamos más productivos?

Otra de las funciones de los managers es ayudar a que la gente sea productiva y no se relaje. O, al menos, es la tarea que se espera en muchas organizaciones con culturas tradicionales. Hoy en día se está apostando por management3.0 como una manera de crear managers que sean menos autoritarios y tengan una manera de liderar donde prime la colaboración y la motivación del equipo. Pero, no tenemos managers. ¿Nos relajaremos? 

Pensemos, muchos hemos tenido experiencias con jefes que no son las mejores, tenemos opciones de sacar adelante el trabajo sin que un manager nos controle, ¿lucharemos por ello o dejaremos que se caiga el proyecto para que nos despidan y tengamos que ir a otra empresa con jefes? Habrá quien se relaje, no lo dudo, pero seguramente el propio equipo sea quien obliga a todos a remar, no va a venir nadie a sacarnos las castañas del fuego. 

¿Transparencia?

La transparencia es uno de los tesoros que tienen los managers. Como explicaba Frederic Laloux, la información es jerarquía, cada nivel hacia arriba en la pirámide tiene más información y es la manera de “controlar” nuestra zona de poder. Sin embargo, no hay manager, somos un equipo. ¿Fluirá la información? ¿Tendremos todos acceso a lo que está ocurriendo? Más nos vale, si tendemos a una inteligencia colectiva de toma de decisiones, necesitamos la información para poder tomar esas decisiones, de otro modo nos equivocaremos mucho más. 

Normalmente, cuando las personan tienen más información, tienden a entender mejor las decisiones que se toman. Esto refuerza la idea de que seremos más equipo; si no podemos meter más desarrolladores, es porque no seríamos rentables y podremos asumirlo en vez de cabrearnos porque no lo entendemos. 

Y el dinero ¿cómo lo gestionamos? 

Quizás este sea el tema peliagudo. Vacaciones, horarios, salarios o bonos. ¿Qué hacemos con algo tan delicado sin un jefe que regule que lo hacemos bien? Esta parte es la más complicada, generar estructuras que expliquen lo que es “justo” lleva tiempo. Estoy convencido que con una gran transparencia podremos superarlo. Si todos sabemos lo que ganan los demás… ¿nos pondríamos un sueldo desorbitado que hiciera que nuestro equipo no fuera rentable? O por ejemplo, ¿cogeríamos vacaciones de manera indiscriminada incluso en periodos críticos de entrega para nuestros clientes? Al no haber un jefe podríamos hacerlo, pero cada decisión que no nos ayude a dar un gran servicio, puede provocar que se caiga el equipo y que tengamos que salir de una empresa que nos ha dado la oportunidad de tomar nuestras propias decisiones. ¿Qué opinas ahora de la responsabilidad? 

Despidos ¿Cómo lo hacemos?

Otro de los temas delicados son las salidas, ¿quién lo hace ahora que no hay jefes a los que acudir? Seguramente, haya que crear mecanismos de intervención, cuando una persona no actué correctamente,  que nos permitan tener conversaciones en torno al conflicto que no somos capaces de resolver. Es probable que no haya despidos rápidos, sin embargo, también puede que haya menos despidos. 

Las organizaciones que se han atrevido a dar este paso…

Al parecer, están apareciendo organizaciones sin jefes, donde no hay jerarquía y donde los equipos han tenido que resolver todos estos dilemas. Frederic Laloux las enmarcaba dentro de las que llamaba “Teal”. Los resultados de estas organizaciones son bestiales, son más adaptativas, más responsables y con niveles de rotación cercanos al 0%. ¿Por qué no nos atrevemos a hacerlo en nuestras organizaciones? 

2 comentarios en “Imagina un mundo sin managers ¿Qué ocurriría?”

  1. Hola Javier, muy buena entrada!

    Apenas terminé de leer el libro de Frederik me hice la misma pregunta. Le he dado muchas vueltas al tema y encuentro que es casi imposible “convertir” una organización naranja en teal si el convencimiento no viene desde su fundador/dueño/CEO. El desafío es mayor aún si la estructura de propiedad (accionistas) no coincide con la dirección de la empresa (típico de grandes empresas).

    Si bien uno puede intentar empujar con los motivados (bottom-up), hoy estoy convencido que el cambio de enfoque surge motivado por un proceso de autoconocimiento (del fundador/dueño primero) que se termina reflejando en un nuevo modo de gestión, al ser la empresa y el mundo del trabajo un ámbito más que la persona que ha tomado conciencia querrá “alinear” a su nueva forma de ver el mundo…

    En mi opinión, estos “motivados” son los que pueden convertir una empresa a teal o más fácil aún, crearlas from scratch!

    Un abrazo desde Argentina

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s