Agile Mindset, coaching

¿Cómo ser un buen Agile Coach?

Antes de empezar este artículo, me gustaría hacer una pequeña aclaración. Existen muchos tipos de Agile Coach por lo que no todos se van identificar con lo que vamos a explicar. Dado que no existe una definición formal ni exacta, hay muchas maneras de entender el trabajo de un Agile Coach. Por otra parte, existen muchos tipos de Agile Coach porque existen muchas maneras de ayudar a las organizaciones en su transformación. Algunos están enfocados en lo técnico, otros lo están en negocio, otros en escalado y otros, en algún marco de trabajo o método concreto.

Para mí, la única regla que utilizo para saber distinguir a  un buen Agile Coach es que sea alguien que como mínimo no para de aprender

Tuve la oportunidad de empezar como Agile Coach gracias a Carmen, Vicente y Nacho que, tras entrevistarme, consideraron que tenía la suficiente energía y pasión para poder ayudarles en la transformación de Paradigma Digital. En ese momento, era consciente de que no tenía experiencia y que tenía muchas cosas que aprender, así que me puse a leer muchos libros, lo que me generó un hábito que hoy todavía perdura. Además, trabajé con personas a las que tenía como referente y aprendí de su experiencia.  Después, mi ex compañera Fátima me enseñó a participar en eventos y me acompañó a algunos como la Conferencia Agile Spain, lo que me abrió otra vía de aprendizaje. Más tarde, apareció Esther y me enseñó a ir a meetups y eventos diferentes como el Agile Open Camp que me permitieron mejorar y crecer en esta profesión. 

Por tanto, un buen Agile Coach debe definir sus vías de aprendizaje, invertir tiempo y dinero en el mismo y aprender para ser mejor. 

¿Qué es un Agile Coach?

Lo primero que debemos entender es qué es un Agile Coach. Por desgracia, no existe una definición formal. Una de mis favoritas, me la dio Jerónimo Palacios. Él comentó que los Scrum Masters deberían ser los responsables de la Transformación Agile de las organizaciones, pero que al no hacerlo (por falta de tiempo, experiencia, expectativas de la empresa u otro), el mercado creó la figura del Agile Coach. Así, los Scrum Masters en muchas empresas se dedican a uno o dos equipos y los Agile Coach a la propia organización. 

Lo malo de esta visión es que se puede convertir en el “jefe de los Scrum Master”, y no debería entenderse como una figura que esté por encima ni por debajo. Un Agile Coach es un agilista con foco en la organización a nivel general o en un conjunto de equipos que ya cuenten con Scrum Master. Si usamos esta definición, su manera de contribuir a la empresa debe ser ayudando a la entrega de valor de los equipos que acompaña, por lo que su valor en la compañía debe relacionarse con el valor entregado de los equipos (al igual que el Scrum Master). 

Si un Agile Coach acompaña a equipos con Scrum Master, debería ser una referencia dentro de su organización y debería ser capaz de enseñar a otros y de capacitarlos en el camino de la agilidad. Esta definición nos la proporciona Lyssa Adkins, que también añadía que este rol no es de estatus, sino de responsabilidad. 

Una vez entendida la figura, debemos estudiar sus habilidades para poder ser un buen Agile Coach. En primer lugar, un Agile Coach debe entender e interiorizar el Manifiesto por el Desarrollo Ágil de Software, compuesto por cuatro valores y doce principios. Recordemos que el desarrollo ágil es una cuestión de mentalidad y no de “hacer”, por lo que, más allá de sabérselo de memoria, es interiorizar cómo el desarrollo ágil dota a las organizaciones y los equipos de la habilidad de ser adaptativos de manera sostenible en el tiempo. Os dejamos un artículo que escribimos acerca de ellos. 

Una vez hemos interiorizado el manifiesto, toca potenciar el resto de habilidades. En este caso, podemos dividirlas en dos grandes grupos: hard skills y soft skills. Las primeras están relacionadas con los conocimientos y las segundas con las habilidades. Dominarlas todas es clave, y como todo, es cuestión de ir mejorando cada año. En mi caso, yo no domino todo lo que voy a contar ahora, pero forma parte de mi camino y de mi aprendizaje. 

laptop-3087585_640

Hard skills

Es complicado definir los conocimientos que debe tener un Agile Coach. El primer consejo que puedo darle es que asuma que no puede saber de todo. Por tanto, es importante decidir qué es lo que quiere aprender y poner foco para especializarse en aquello que considera que más te puede aportar. 

La mayoría de Agile Coaches suele dominar diferentes métodos y frameworks cuyos conocimientos puede aportar en las organizaciones que acompaña. Scrum hoy en día es muy importante porque es el marco de trabajo más extendido en las empresas. El método Kanban tiene conceptos muy interesantes como limitar el trabajo en progreso o el concepto de flujo. Kanban suele ser más fácil de aplicar en entornos de no-software, por lo que es vital conocerlo. No estaría de más saber XP, que está más orientada a la calidad del software, una asignatura pendiente para muchas empresas. 

Para aprender todo lo relacionado con Scrum, mi recomendación es apoyarse en Scrum.org. En España, tenemos grandes formadores como Jerónimo Palacios o Alex Ballarín. En cuanto a nivel Kanban, también se puede acudir a Jerónimo Palacios y a Teodora Bozheva que son importantes referentes que trabajan en España. Esta formación debe ser completada con organizaciones que te permitan tener una experiencia acompañando a equipos de desarrollo ágil. 

Si participa en contextos con equipos grandes, lo ideal es aprender Nexus, LeSS o Scrum@Scale. Los tres frameworks tienen diferentes propuestas para abordar desarrollos compuestos por muchas personas. Por otro lado, si se enfoca a escalado organizacional, no está mal conocer SAFe o el modelo Spotify. Aunque en mi caso, prefiero que cada organización busque su propio modelo. 

Por último, hay muchas herramientas que podemos aprender para diferentes situaciones que nos pueden ayudar a ser más efectivos. En mi opinión, cuantas más herramientas conozcamos, más podemos ayudar a los equipos. Podemos cortar un árbol con un serrucho, pero si conocemos la sierra eléctrica seremos más eficientes. Por tanto, es bueno conocer nuevas herramientas, al menos, de vez en cuando. 

Algunas de estas herramientas pueden ser el mind map, user story mapping, o impact mapping. Este último es uno de mis favoritos porque fomenta que hablemos de los objetivos de negocio que tenemos que abordar. Conocer sobre historias de usuario, cómo generarlas es también un buen punto a favor. 

Por último, un área que debería dominar un Agile Coach son las métricas de producto y negocio. Las métricas nos permiten entender el estado de nuestro equipo, producto, cliente o transformación. Existen muchos libros que te pueden ayudar a entender este tipo de métricas. 

brain-2062055_640.jpg

Soft skills

Dentro de las soft skills tenemos dos grandes áreas: la escucha activa y las preguntas abiertas o poderosas. Dominar esto es complicado, hay teoría y expertos que puede enseñarle, pero requiere de mucha práctica para dominarlo. En mi caso, para poder aprenderlo cuento con mi compañera Carolina Salvador que me acompaña para aconsejarme cada vez que tenemos una sesión de facilitación, una reunión con cliente o una venta. Tener a alguien que te observe y te dé feedback puede ser una manera de aprender. 

Existen más habilidades interesantes como la empatía, liderazgo, coaching o negociación. Todas pueden ayudar a promover un cambio en las organizaciones. El problema de estas habilidades es que son más difíciles de medir que las relacionadas con el conocimiento. 

Otra de las habilidades que debe dominar un Agile Coach son las estancias o maneras en las que tienes de trabajar. A mi me gusta destacar cuatro de ellas, y voy a dar mi definición personal de cómo las enfoco. La primera de ellas es trainer, para poder enseñar nuevos conocimientos a los equipos que acompañamos. El siguiente nivel es mentoring donde enseñamos sobre el terreno a los equipos que lo necesitan. Después podemos aplicar coaching, donde dejamos que los equipos funcionen solos y nosotros les acompañamos en su evolución Agile. Por último, usamos la facilitación como estancia que aplicamos para eventos o reuniones donde tenemos que ser más objetivos y hacerlos más efectivos. 

¿Y ahora qué?

No hay nada que diga que se es que no se es un Agile Coach. Para mí, la visión es muy parecida a la que propone Scrum: no te centres en tu etiqueta y céntrate en tus habilidades. Un ejercicio que se puede hacer es coger un papel y escribir todas las habilidades que hemos contado en este artículo, y pon a la derecha en qué punto cree que se encuentra en cada una de ellas. Un punto rojo significa no tengo ni idea de lo que me están hablando, un punto amarillo significa lo domino y soy capaz de utilizarlo y un punto verde significa que soy capaz de enseñar a otros. Después, según las habilidades marcadas, piensa dónde debes enfocarte en los próximos meses para ser más efectivo en tu contexto. 

Y tú, ¿en qué estás mejorando para ser un buen Agile Coach?

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s