Agile, scrum

Agile Coach: hazme un masaje ‘arfavó’

Para introducir el tema de este artículo, quería hablar de un tema familiar. Una de mis hermanas estudió fisioterapia. Para ello, tuvo que currárselo mucho porque, al no conseguir en selectividad la nota alta que se requería para entrar en fisioterapia, tuvo que hacer un Ciclo Formativo de grado superior para acceder por esa vía. Además, dado que había pocas plazas, no se trataba solo de aprobar los dos cursos sino que tenía que sacar una nota muy alta (concretamente, sacó de media un 9,98). Después llegó a la carrera, donde se encontró con dos problemas: el tiempo y el nivel. Por un lado, tenía clases por la mañana y prácticas en un hospital por la tarde, ¿cuándo estudias? Por otro lado, a pesar de que decía que la carrera no era muy difícil, el problema era que la persona “más torpe” de la clase tenía un notable alto en selectividad. Por lo tanto, el nivel de las clases era bastante elevado. Una vez acabada la carrera, mi hermana se pone a trabajar y descubre: al masajista.

Desde un punto de vista social, se consideran los profesionales “que dan masajes”, algo que cualquiera puede hacer, y solo se diferencian en el precio. Al mercado le cuesta diferenciar la labor de un fisioterapeuta de la de un masajista más allá del coste.

Pues, eso mismo es lo que está ocurriendo con los Agile Coaches

Existe una fiebre brutal por perfiles de Agile Coach, y muchísimas personas se están metiendo a ello porque los sueldos son elevados. No paro de tener conversaciones con Agile Coaches “Fisioterapeutas” sobre el estado del sector actual.

No tenemos una definición formal de lo que hace un Agile Coach. En este artículo que escribí lo explicaba y, aunque es una definición informal, creo que sigue vigente. En resumen, la definición podría ser: “un Agile Coach trabaja para ayudar a las organizaciones a ser mejores”.

Muchas personas te dicen “es que están ejerciendo de Agile Coach con menos de un año de experiencia”. No quiero hacer una calificación cuantitativa de lo que es un Agile Coach “masajista” o “fisioterapeuta”. Prefiero fijarme en otros detalles que creo que aportan más, como su capacidad de transformar y sus conocimientos. Por ejemplo, un buen Agile Coach “fisioterapeuta” lo reconoces porque no para de aprender. Aprender es la manera de entrenarse y de practicar. Un Agile Coach “fisioterapeuta” domina muchas técnicas, prácticas, dinámicas y conocimientos para poder ayudar a las organizaciones y a las personas. Todo se aprende de muchas fuentes diferentes ¡descubre las tuyas!

Sin embargo, el Agile Coach “masajista” tiene el discurso más fácil. Un amigo mío arquitecto me decía que “aparecen muchos Agile Coach porque con un discurso fácil ya os compran, no como nosotros los arquitectos, que se ve a la legua quién domina la técnica”. Esto es a lo que me refería con que los “masajistas” están haciendo mucho daño a los Agile Coaches que se están profesionalizando.

Es verdad que no me atrevo a decirle a nadie cómo tiene que entrenar sus habilidades, siempre y cuando lo haga. Un Agile Coach que no esté entrenando, en mi humilde opinión, huele a “masajista” de lejos. Vamos a estudiar algunos debates que podemos tener con un Agile Coach y la diferencia de respuesta que nos pueden dar el “masajista” y el “fisioterapeuta”.

bookshelf-1082309_640.jpg

¿Qué libros te estás leyendo últimamente?

Un Agile Coach “masajista” responderá algo parecido a esto: “bueno, lo importante no es leer libros, lo importante es estar en el día a día trabajando”. Es cierto, la experiencia se adquiere peleando en la trinchera, pero los libros nos dan opciones, nuevas estrategias, ideas y maneras de enfocar el trabajo. Un Agile Coach profesional te dirá: “pues ahora estoy leyendo libros sobre escalado que me interesa el tema, porque tengo un equipo y no termino de poder acompañarlos para que saquen su potencial”. No es que leer libros sea la clave, pero buscar un camino de aprendizaje sí que lo es.

¿Lees blogs, artículos o vídeos?

Una vez más, un “masajista” te dirá “bueno, no pierdo el tiempo leyendo cosas, lo importante es remangarte y ponerte a trabajar”. Un “fisioterapeuta” te dará una respuesta muy diferente: “sigo mucho los artículos de X pero es verdad que últimamente no me gusta el tono que utiliza”. No es obligatorio estar todo el día leyendo, pero conocer lo que otros están probando nos puede abrir mucho la mente. Eso no quita con que, la experiencia que aporta acompañar a un equipo es vital, solo que hay que unir ambos mundos.

¿Asistes a meetups o eventos como la CAS, AOS etc?

Los Agile Coaches “masajistas” no suelen acudir a meetups, y sí a los eventos si se los pagan sus empresas. Por tanto, realmente no es un interés manifiesto más allá de que te paguen un viaje. Un buen Agile Coach intentar ir, conocer gente, aprender y que todo eso se vuelque en una mejora para su organización. La actitud marca mucho: en un mundo de colaboración como es el desarrollo ágil, los Agile Coach que se relacionan, comparten y ayudan marcan la diferencia.

¿Formaciones?

Otra de las labores habituales es recibir o impartir formaciones. Asistir a una formación es caro, muchos “masajistas” deciden no ir salvo que su empresa se las pague, en caso contrario, no lo ven necesario. Un “fisioterpeuta” entiende que la formación es parte de su trabajo y apuesta por ello. Unos pueden permitirse muchas formaciones seguidas, y otros van más lentos, sin embargo, ambos tienen claro que, sin prepararse con los mejores, no llegarás muy lejos.

A la hora de impartir formaciones, muchos “masajistas” prefieren no hacerlo o hacerlo solo con juegos y dinámicas. Un “fisioterapeuta” entiende que impartir formaciones ayuda no solo a los asistentes, sino también al formador. Prepararte una materia hasta el punto de ser capaz de impartir formación te permite afianzar conocimientos y aprender.

¿Certificaciones?

Las certificaciones son un eterno debate. Hay quién dirá que no sirven de nada, otros que son amantes. El “masajista” siempre piensa que son innecesarias, y si las hace, será porque se las paguen (y les pasen las preguntas).

Para un Agile Coach “fisioterapéuta”, las certificaciones son otra manera más de aprender y mejorar. Constituye un reto el intentar superar un examen que demuestre que tienes los conocimientos. Una vez más, toca estudiar, aprender y preparárselo. Lo importante no es tener la certificación, sino adquirirla cuando realmente se ha aprendido. ¡Ahí está la diferencia!

¿Eres el jefe de los Scrum Master?

Para muchos ser Agile Coach es un síntoma de status en la organización. Les hace sentirse jefes. Sí, son jefes de “otra manera” porque no los verás echando una bronca (¿O tal vez sí?), creo que no hace falta que clarifique en que el “masajista” es quien piensa así.

De una manera o de otra, ser Agile Coach es ejercer un rol que pone el foco en la organización; no es algo que esté por encima y por debajo de un Scrum Master o de otro Agile Coach. De hecho, un Scrum Master desde la trinchera puede ser más efectivo para una organización que un Agile Coach.

El “fisioterapéuta” lo tiene claro: ejerce su trabajo desde el ejemplo, comparte todo con sus equipos y, sobretodo, se centra en que las personas crezcan. No busca su propio crecimiento, busca el crecimiento de su entorno bajo el lema “si la gente es mejor, yo también creceré”.

¿Ganar 60.000?

Aquí sí, aquí los vas a ver a los “masajistas”. Ya dijimos que muchos se metieron por las condiciones y parece muchas veces que solo les importa eso.

El “fisioterpeuta” es distinto: no suele moverse tanto por la motivación económica sino por la capacidad de impactar en las organizaciones, la posibilidad de ayudar a hacer las cosas mejor. No es una cuestión de que “gane menos o gane más”, es que el dinero no es el foco (de hecho algunos tienen sueldos más elevados).

agile coach movido solo por dinero

¿Curar o masajear?

Esta sección nos la añade Raquel Gavilán Párraga, que al leer el artículo me comentaba que hay más factores que diferencian al Agile Coach masajista del fisioterapeuta.

– El Agile Coach masajista no trata tus problemas de salud, sino desde un punto de vista más estético. No te pone deberes, no te propone un cambio de hábitos ni rompe con su masaje tus tejidos más profundos, haciéndote muchísimo daño al principio pero permitiéndote con ello el volver a regenerarlos desde cero. Esto, el Agile Coach fisioterapeuta, sí lo hace. Por eso sales de la consulta del primero con una sonrisa de oreja a oreja, y de la del segundo bastante dolorido, aunque sepas que a largo plazo es lo que necesitas.

– El Agile Coach fisioterapeuta, a diferencia del masajista, te enseña qué hacer para no tener que volver a su consulta. Es decir, se preocupa de que a largo plazo tú mismo puedas evitar las lesiones y sepas identificar lo que te está ocurriendo. Muchas técnicas y métodos en fisioterapia incluso se basan en el protagonismo del paciente en su diagnóstico y recuperación.

He trabajado con muchos Agile Coaches que tenían una gran capacidad de aprendizaje, leían mucho, asistían a muchos eventos y no se movían por dinero; pero tampoco se atrevían a romper ese tejido o hacer daño para tratar problemas profundos, ni tenían muy claro que *el protagonista del cambio nunca es el profesional, sino el paciente*.

Estoy muy de acuerdo con ella, además de formación, tenemos que «pinchar» a la organización. Como diría Tobias Mayer en su libro por un Scrum popular, un Agile Coach/Scrum Master es como una avispa, no puedes parar un tren pero puedes pinchar al maquinista.

 

¿Entonces soy un mal Agile Coach?

Sé que muchos lectores pensarán: ¿si no leo libros ni voy a eventos ni me certifico, no soy buen Agile Coach? No es cuestión de eso, seguro que alguna persona que me conoce cree que me estoy definiendo a mí mismo. Es cuestión de que, si eres Agile Coach y tienes poca experiencia, busques tu camino de aprendizaje. Es necesario buscar la manera de saber hacer un trabajo para el que no se está preparado. A todos nos ha pasado, pero muchos decidimos dedicarnos primero a aprender (y perdón porque personalice).

Una vez, discutía con una compañera sobre sustituir las estimaciones por medir el número de PBIs finalizados. Ella me decía “no lo veo”. Al no atreverse a explorarlo y aprender de ello, acababa de dilapidar que sus compañeros aprendieran esa técnica. Por eso es tan importante el entrenamiento.

Los Agile Coach que tengo por referencia, y de los que aprendo, parece que se lo saben todo y que son muy buenos pero, realmente, no vemos la cantidad de horas que invierten preparándose para ser así de buenos. Por eso, no podemos parar de aprender y de entrenar. El entrenamiento personal es lo que nos hace crecer, no el título en el pecho y en el linkedin.

Y tú, ¿cómo te preparas para dar masajes?

2 comentarios sobre “Agile Coach: hazme un masaje ‘arfavó’”

  1. Espero que no sea como en el mundo del masaje, que el masajista da masajes estupendamente, ya que en su formación de dos años es lo que hace además de estudiar anatomía. Lo digo por experiencia propia. Mientras que el fisioterapeuta solo sabe de anatomía y funcionalidad, y ni idea de dar un masaje y cree que lo sabe hacer.
    Creo que el símil no es bueno, pero en ambos casos es saber y practicar.

  2. En mi opinión se queda un poco corto… creo que toca escribir artículos, aún mejor escribir libros, ser speaker en eventos e incluso organizarlos!

Deja un comentario